PROGRAMA DE ATENCIÓN A PERSONAS RECLUSAS Y EX-RECLUSAS

 

Las actuaciones de la Administración para atender a personas con discapacidad, están justificadas y obligadas por la propia Constitución, que establece en su artículo 49, capítulo 3º que “los poderes públicos realizarán una política de previsión, tratamiento, rehabilitación e integración de los disminuidos físicos, psíquicos y sensoriales a los que se prestará la atención especializada que requieran”.

En nuestro sistema penal y penitenciario está recogido el concepto de rehabilitación, concepto que recoge y desarrolla nuestro programa. La Constitución en su artículo 25, 2 establece que “Las penas privativas de libertad y las medidas de seguridad estarán orientadas hacia la reeducación y la reinserción social…”. De acuerdo con dicho precepto, la ley orgánica 1/1.979 de 26 de septiembre, General Penitenciaria, en su artículo 1º dice: “Las Instituciones Penitenciarias tienen como fin primordial la reeducación y la reinserción social de los sentenciados a penas y medidas penales privativas de libertad, así como la retención y custodia de detenidos, presos y penados. Igualmente tienen a su cargo una labor asistencial y de ayuda para internos y liberados”.

El Reglamento Penitenciario en su Capítulo VII, regula la participación y colaboración de las organizaciones no gubernamentales y es en relación con su artículo 62 donde podría enmarcase el desarrollo de este programa.

El colectivo objeto de nuestra atención/intervención son personas con discapacidad intelectual reclusas en centros penitenciarios bien como preventivas o cumpliendo condena y en otras situaciones penales penitenciarias o que en breve plazo van a ser excarcelados. Así mismo se incluyen en el programa aquellas personas que tienen condenas cumplidas o excarceladas. Se trata de una población marginada, en un colectivo ya de por sí desfavorecido, a la que es preciso prestar determinada atención.

 A pesar de los avances conseguidos con el nuevo Código Penal de 1996 que puso fin a situaciones injustas, en especial el internamiento indefinido que venían padeciendo algunos casos de personas con discapacidad intelectual, la experiencia concreta nos señala que se siguen produciendo estos ingresos (identificados como tales o no) en instituciones o centros penitenciarios.

Por su número y especiales características, este colectivo no suele entrar en los programas habituales de las diferentes administraciones autonómicas ni de Instituciones Penitenciarias, por lo que es preciso insistir en los resultados beneficiosos que se derivan para él cuando se actúa a través de programas específicos y, a pesar de la normativa legal vigente, en general en los centros penitenciarios no se desarrollan programas adecuados de rehabilitación, capacitación y reinserción para este colectivo; ni existen equipos de intervención específicos.

Por otra parte, en la mayoría de los gobiernos autonómicos está todavía por estudiar este tipo de población sobre la que, en esos casos antes descritos, es difícil realizar alguna acción positiva, entre otras cosas por desconocimiento de la realidad sobre la que operar. A pesar de la sensibilización que en la sociedad existe sobre este colectivo, los gobiernos autónomos no han abordado un estudio en profundidad y riguroso del mismo, y seguimos sin contar con su implicación en la atención que se ofrece a través de nuestros programas.

Tras más de trece años realizando programas de atención a personas con discapacidad intelectual afectas por el régimen penal penitenciario, esta Confederación constata la plena vigencia de la justificación de la necesidad de este programa, de sus objetivos y acciones principales. Este programa pretende además profundizar en la colaboración con las Administraciones Penitenciarias, tanto la estatal, como las autonómicas. Por parte de Instituciones Penitenciarias se ha producido un paulatino y positivo reconocimiento de la cualificación de las entidades miembros de FEAPS implicadas en este programa; de la idoneidad, eficacia y calidad técnica tanto de las acciones desarrolladas, como de los equipos humanos responsables de las mismas.  Y por ello en 2006 se pudo firmar un Convenio de colaboración entre Instituciones Penitenciarias y FEAPS.

A través de las actuaciones de este programa se pretende:

 

- Ofrecer una “respuesta real intermedia” para esta población que necesita de esa atención especializada.
- Crear medidas alternativas de reinserción, que sirvan tanto de paso entre el centro penitenciario y la sociedad, como de medida preventiva del ingreso en prisión.
- Evitar el cumplimiento de condenas de personas con discapacidad intelectual en centros penitenciarios, promoviendo una red de acogida alternativa (de centros ocupacionales, recursos residenciales, etc.) que posibilite el cumplimiento de condenas fuera del medio penitenciario.
- Desinstitucionalización en aquellos casos en que sea posible/viable.
- Estudiar, revisar y hacer seguimiento de los casos detectados.
- Promover la reinserción social y laboral de los usuarios. Itinerarios de normalización.
- Mejorar la calidad de vida de los usuarios.


 
EN QUÉ CONSISTE ESTE PROGRAMA

1.- ACTIVIDADES DE ATENCIÓN DIRECTA
Es preciso describir diversos tipos de intervención según ésta se desarrolle dentro o fuera de los centros penitenciarios.
A) Dentro de los centros penitenciarios:
- DETECCIÓN DE NUEVOS CASOS: los equipos técnicos de los centros penitenciarios facilitan listados o proponen personas ingresadas con posible discapacidad intelectual. El equipo del programa realiza entonces las valoraciones a través de: entrevistas clínicas, administración de pruebas psicológicas (batería de test), consulta de las historias clínicas (cuando proceda), En caso de confirmarse el diagnóstico de discapacidad intelectual, se procede a diseñar el programa de intervención individual (rehabilitación y reinserción).
- OFICIALIZACIÓN DEL DIAGNÓSTICO: obtención del certificado de minusvalía.
- PLANES INDIVIDUALES DE REHABILITACIÓN Y TRATAMIENTO: incorporan los objetivos a trabajar y abarcan las áreas: personal, familiar, social-relacional, y laboral. Trabajan la adaptación al medio penitenciario en dos frentes:
•  Adaptación al medio penitenciario: orientando la adecuada ubicación e interacción, dentro de la institución.
•  Preparación de la excarcelación/reinserción: orientando la rehabilitación (salud, formación, capacitación laboral, atención psicológica) y reinserción (familiar, social) en coordinación con los recursos y servicios sociales de base.
- PROGRAMAS OCUPACIONALES Y DE REINSERCIÓN SOCIAL Y LABORAL: incorporación a los talleres, aulas etc., de los programas así como a las actividades de los centros penitenciarios que se consideren adecuadas. Programas de capacitación.
- SEGUIMIENTO Y CANALIZACIÓN DE LAS NECESIDADES Y DEMANDAS DEL INTERNO.
- ACTIVIDADES DE OCIO Y TIEMPO LIBRE. SALIDAS TERAPEÚTICAS: potenciar nuevas alternativas enriquecedoras y saludables, (alejadas de sustancias tóxicas); se pretende fomentar la relación de los usuarios con un entorno social normalizado, reforzar hábitos de autonomía personal, potenciar y consolidar las habilidades sociales trabajadas en el correspondiente programa individual, y fomentar y facilitar en algunos usuarios las relaciones con sus familias.
B) Fuera de los centros penitenciarios: (excarcelados o en proceso de excarcelación, y alternativas al ingreso en prisión)
- DETECCIÓN DE NECESIDADES, DEMANDAS Y NUEVOS CASOS: valoración individual y establecimiento del plan de trabajo personalizado.
- PROGRAMAS DE REINSERCIÓN SOCIAL Y LABORAL: inclusión en programas de formación e inserción ocupacional – laboral con apoyo (P.I.L., Garantía Social, etc.), empresa ordinaria y en otros servicios de la Asociación.
- SEGUIMIENTO Y EVALUACIÓN DE USUARIOS.

2.- ACCIONES ENCAMINADAS A PROMOVER / HACER VIABLE LA REINSERCIÓN
- DERIVACIÓN DE PERSONAS EXCARCELADAS O EN LIBERTAD CONDICIONAL: Una vez pasen al régimen de libertad condicional o hayan cumplido el periodo de internamiento o cuando haya una sentencia judicial que dictamine el cumplimiento en un centro alternativo o que sea concedido tratamiento ambulatorio a petición previa del programa y los equipos técnicos del centro penitenciario (o, en su caso, centro psiquiátrico penitenciario), se realizará una derivación a centros ocupacionales, de ocio, recursos residenciales, etc., según proceda. Para ello es preciso mantener una buena coordinación con los equipos de los centros penitenciarios, con ayuntamientos - servicios sociales de base, consejerías de sanidad y servicios sociales, Real Patronato sobre Discapacidad, además por supuesto con las entidades miembros de FEAPS.
- BÚSQUEDA Y PROMOCIÓN DE ALTERNATIVAS A LA PRISIÓN (red de recursos alternativos)
- ASESORAMIENTO SOCIAL: intervención de trabajo social con la familias y los entornos de estas personas.
- GESTIÓN Y TRAMITACION DE DOCUMENTACIÓN: gestión de documentación como DNI, realización de informes multidisciplinares para la tramitación de certificados oficiales de minusvalía, certificados de empadronamiento, gestión de pensiones (por ejemplo, no-contributiva de invalidez), etc.
- ASESORÍA JURÍDICA. REVISIÓN DE CASOS: el objetivo principal es ofrecer un soporte jurídico al colectivo que se atiende. Las actuaciones se producen en el ámbito penitenciario (estudio y valoración de los usuarios del programa, que incluye información penal, procesal y penitenciaria; revisión de sentencias, asesoramiento e información, redacción de informes, etc…), en el ámbito judicial (redacción de alegaciones, inicio de procedimientos de incapacitación…) y en otros campos (atención y asesoramiento a las familias, por ejemplo).

3.- ACTIVIDADES PREVENTIVAS
- Actuaciones previas para lograr sentencias y condenas más rehabilitadoras y sensibilizadas. Continuidad en el programa de personas excarceladas para evitar la reincidencia.

4.- ACTIVIDADES DE COORDINACIÓN
- Trabajo en equipo - coordinación con los equipos de los centros penitenciarios.
- Coordinación con los responsables de programas: de formación e inserción laboral, de Apoyo a Familias, programas europeos de integración socio-laboral.
- Coordinación con otras instituciones implicadas: administraciones, ayuntamientos, servicios sociales de base, consejerías de sanidad y servicios sociales, colegios profesionales , Real Patronato sobre Discapacidad.
- Reuniones del equipo de responsables del programa y sus comisiones creadas para determinados objetivos, para seguimiento y evaluación.
- Reuniones del equipo técnico del programa.

5.- ACTIVIDADES DE DIFUSIÓN, MENTALIZACIÓN
- Jueces, abogados, fiscales (acciones conjuntas con el Real Patronato)
- Divulgación del programa: folletos, artículos en medios de comunicación (prensa, radio…)
- Participación en Seminarios, Congresos, Jornadas Técnicas, etc.
- Desarrollo y mantenimiento del Fondo Documental del programa (en colaboración con el Real Patronato sobre Discapacidad y el SIIS).
- Elaboración y difusión de un manual que recoja las formas de intervención y experiencias de trabajo (a través de reuniones de “ comisiones”)

6.- ACTIVIDADES DE FORMACIÓN:
- Organización de cursos/seminarios de formación para el personal adscrito al programa y/o profesionales implicados en la atención del colectivo.

7.- INVESTIGACIÓN:
- Ofrecimiento para colaboración con Instituciones Públicas y Privadas en acciones de investigación.
- Propuesta de desarrollo de proyectos de investigación.
 

OBJETIVOS
 
•  Promover y colaborar en el cumplimiento de la normativa legal vigente referente a nuestro colectivo de atención.
•  Potenciar medidas alternativas de reinserción, que sirvan de tránsito entre el centro penitenciario y la sociedad, como de medida preventiva al ingreso y reingreso en prisión.
•  Promover la creación, de servicios y/o recursos alternativos desde el Movimiento Asociativo FEAPS, para la población que lo necesite como alternativa al ingreso en prisión.
•  Evitar el cumplimiento de condenas de personas con retraso mental en centros penitenciarios y obtener medidas más rehabilitadoras.
•  Promover la desinstitucionalización (cuando ello sea posible).
•  Prevenir situaciones de delincuencia /o de internamientos para aquellas personas que presenten riesgo potencial (situaciones de marginalidad, desestructuración familiar…)
•  Promover la reinserción social y laboral de los usuarios y garantizar la orientación y atención integral de cada uno de ellos. Itinerarios de normalización.
•  Mejorar la calidad de atención de los usuarios.
•  Difusión y sensibilización de los contenidos del programa y de las instituciones y entidades colaboradoras.
 

FINANCIACIÓN

Subvención para el año 2008: 335.600, 00 Euros.
Durante el año 2008 se está llevando a cabo el programa en 12 Comunidades Autónomas (Andalucía, Aragón, Principado de Asturias, Cantabria, Castilla y León, Castilla la Mancha, Cataluña, Ceuta, Comunidad Valenciana, Extremadura, Galicia, Madrid).

 

 

VOLVER A INICIO

 


feaps@feaps.org - General Perón, 32-1º 28020 MADRID - Tlf.: 91 556 74 13 - Fax: 91 597 41 05

 

FEAPS

PROYECTOS:
- Progama de integración social... (PDF 896 kb)
- Dosier informativo de la última sesión formativa al Cuerpo Nacional de Policía. (PDF 449 kb)
- Guía de intervención para personas con discapacidad intelectual afectadas por el régimen penal penitenciario (PDF 2,5 MB)
- FEAPS y el Programa de
Reclusos 1995-2008".

(PDF 1.300 kb)
- Jornadas sobre discapacidad
intelectual y Justicia Penal.

- La Prisión PASO A PASO
Programa de atención a personas reclusas y ex-reclusas